<B> Oscuras Golondrinas </B> <br> <SMALL> EL VIAJE DE LAS IDEAS NÓMADAS </SMALL>

Oscuras Golondrinas
EL VIAJE DE LAS IDEAS NÓMADAS

con No hay comentarios

Si lo quieres, para ti…

Pues sí, ¡claro que lo quiero! Pobre patito feo, no dejaré que acabes en un punto limpio… a ninguna cosa se lo deseo. Ya está en casa, tendré que hacer algo al respecto… pero ahora no sé ni por dónde cogerlo.

Así que le hago unas fotos, doy media vuelta y salgo corriendo. Y él se queda ahí, quieto, ya no recuerdo cuánto tiempo.

aparador-golondrinas-antes3

Notaba su presencia al entrar, me llamaba. Yo le daba vueltas alrededor, lo miraba, por arriba, abría, por dentro, cerraba. Siempre le vi madera de luchador, robusto, asentado, con las bisagras bien puestas. Él quería seguir viviendo, pero se me hacía grande, no sabía cómo operarle.

Y un día me armé de valor, un destornillador y paciencia. Me acerqué decidida: amigo, ha llegado la hora. Será sin anestesia.

aparador-golondrinas-despiece

Se ve que le hice cosquillas y me pidió a gritos que le rascara. Buff… lijar es lo peor, pero sirve como ejercicio de meditación. Dentro del Arte-Terapia es el tratamiento de choque por excelencia y al final la constancia tiene su recompensa.

Además esto nos había dado tiempo para conocernos mejor, todos los rincones y tiradores… Ya tenía una idea, sabía lo que necesitaba, estábamos listos para la transformación.

aparador-golondrinas-lijado-cajon

aparador-golondrinas-preparacion

aparador-golondrinas-lijado

Una transformación, que con el cambio de estaciones, refleja el paisaje de estos Campos de Castilla. Me inspira y me trae al pincel rodillo el color del trigo en primavera y en barbecho, tal cual, la madera.

aparador-golondrinas-pinturaY en el cielo abierto, bandadas de golondrinas remueven el aire piando… Vuelven las oscuras golondrinas, cada vez antes, y no es que lleven el reloj adelantado ni que haga buen tiempo, es el clima que hemos cambiado.

Vuelven a los campos, vuelven a los pueblos de casas que ahora son ruinas. Sucumben los tejados a la desidia, pierden el hábitat humanos y golondrinas. Menos mal que estas que vuelan en las puertas, han encontrado en el interior su cobijo.

aparador-golondrinas-puertas-stencil

Se podría decir que el patito feo se ha convertido en golondrina, es lo que toca por estas tierras.

Aunque esta vez, aseguro, no ha sido la genética.

aparador-golondrinas

aparador-golondrinas-mueblebar

aparador-golondrinas-puertas-abiertas

aparador-golondrinas-cajon-ensamblaje

VER PRODUCTO

Dejar un comentario

Translate »